Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum ES

Log in
updated 4:51 PM UTC, Apr 18, 2024

Dos nuevos Venerables

En la audiencia del 24 de enero de 2024, el Papa Francisco autorizó al Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, el cardenal Marcello Semeraro, a publicar los decretos que reconocen las virtudes heroicas de dos de nuestros hermanos: monseñor Cirillo Giovanni Zorhabian y el padre Gianfranco Maria Chiti.

La Causa de Mons. Cirilo alcanza este objetivo en el día del aniversario, hace 120 años (24 de enero de 1904) de su ordenación diaconal (el mismo día que el Beato Tomás y Leonardo Baabdath recibieron el subdiaconado), después de un largo camino no exento de dificultades y obstáculos, pero siempre mantenido vivo. en la memoria de este incansable misionero y obispo que vivió la persecución y masacre de toda su familia.

Más lineal y más rápida en su avance fue la Causa del padre Gianfranco, sostenida por sus "granaderos" que reconocieron su fe viva y fuerte, que se transformó en preciosos gestos de caridad. Su existencia, fácilmente identificable en dos partes, militar y luego capuchina, tiene sin embargo un vínculo y una continuidad: la profunda adhesión al Señor en la escucha atenta de su voluntad y de su palabra. Una atención y una escucha que sólo podían tener como modelo a la Virgen María, a quien el padre Gianfranco siempre fue auténticamente devoto. Incluso en los momentos más dramáticos de su vida, como los que vivió en la retirada de Rusia o en el internamiento al final de la Segunda Guerra Mundial, la Virgen María fue su refugio y su guía.

Monseñor Cyril John Zohrabian

Monseñor Cirillo Zohrabian nació probablemente el 25 de junio de 1881 en Erzerum (Turquía). Su única escuela en su primera infancia fueron sus padres, de quienes aprendió el espíritu de sacrificio y los primeros rudimentos del catecismo y el armenio, asistiendo posteriormente al colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

En el encuentro con los Capuchinos creció en él la semilla de su vocación y el 2 de septiembre de 1894 fue acogido en el convento de Santo Stefano en Estambul. Admitido en el noviciado el 14 de julio de 1898, recibió el nombre de Cirilo. Compañero de estudios de los beatos Tomás y Leonardo de Baabdath, el 12 de mayo de 1904 recibió la ordenación sacerdotal y, habiendo superado el examen para nuevos misioneros, el 10 de abril de 1905 fue destinado a la estación misionera de Erzerum (Trebisonda) al cual llego el 16 julio de 1905. Aquí se dedicó, además del ministerio, a la docencia en el colegio que fundó.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el Siervo de Dios se encontraba en Estambul mientras se producía el genocidio armenio en el que todos sus familiares fueron masacrados. Sólo en julio de 1920 pudo llegar a Trebisonda para ayudar a los griegos armenios expulsados ​​por la fuerza del Ponto. Y precisamente por esta obra de caridad, el Siervo de Dios fue expulsado de Trebisonda el 7 de marzo de 1923. Al llegar a Estambul fue arrestado, torturado y condenado a muerte. Liberado en el último momento, fue expulsado de Turquía y encontró refugio en Grecia, donde continuó atendiendo a los refugiados armenios. El 21 de diciembre de 1925, como Superior de las Misiones de los Armenios de Grecia, invitó a Atenas a los hermanos capuchinos de Palermo.

Nombrado Vicario Patriarcal de Gezira (Siria), el 21 de noviembre de 1938 el Siervo de Dios abandonó definitivamente Grecia para fundar el nuevo Ordinariato. Incluso en esta remota región de Siria, el Siervo de Dios se acercó al pueblo. El 8 de junio de 1940 fue nombrado obispo titular de Acilisene, recibiendo la consagración episcopal en Beirut el 27 de octubre de 1940, donde conoció y estimó al Beato Abouna Yaaqoub (Santiago de Ghazir). Mientras tanto, había estallado la Segunda Guerra Mundial y su salud se deterioraba cada vez más. Por este motivo S.B. el patriarca de los armenios, el cardenal Gregorio Pietro Agagianian, le pidió que dimitiera. En espíritu de obediencia, el 12 de junio de 1953 presentó su dimisión.

Instalado en Roma, el Siervo de Dios fue nombrado Visitador Apostólico de los Armenios de América Latina (1953 – 1954). Habiendo fracasado en su intento de establecer un Ordinariato en esas regiones, pasó los últimos años de su vida ayudando incansablemente a las familias armenias pobres. Murió en Roma el 20 de septiembre de 1972 en el convento de los capuchinos de "San Fedele in Urbe".

El Siervo de Dios fue un hombre auténtico, un fraile humilde, un obispo pobre, un discípulo fiel de Cristo que no esperó condiciones favorables para anunciar el Evangelio ni vivir el perdón ni llevar consuelo ni dar pan a los que no lo tenían. tenía, partió de lo que tenía, siempre abierto a la Providencia de Dios y seguro de que el Señor está presente, ¡siempre! Sabía en su profunda fe que si retenía algo para sí mismo, el milagro de compartir y la belleza de una hermandad nunca sucedería.

Animas Deo: «Dadme almas para llevarlas a Dios», era el lema episcopal del Siervo de Dios, que contiene su entrega por el Señor que lo había llamado, como siervo fiel y justo, a compartir y acompañar el martirio de el pueblo armenio. Una lealtad aprendida desde niño de sus padres, Vartan y Sara Ohannessian, asesinados durante el gran genocidio, quienes no sólo lo iniciaron con la palabra de amor a Cristo crucificado, sino que le dieron ejemplo con su "martirio". Una lealtad que no le hizo retroceder ni siquiera ante el encarcelamiento, las torturas -sometido a golpes en las plantas de los pies: 60 golpes 5 veces- y la pena de muerte.

Sus pies se convirtieron así en el icono de "su pasión" por Cristo y por el pueblo armenio. Y de Cristo, el Siervo de Dios aprenderá a perdonar no sólo a quienes le han causado daño, sino también a aquellos de quienes hubiera esperado una ayuda concreta.

Admirado por su pobreza y humildad, hoy la Iglesia, reconociendo en él una vida vivida en el carácter heroico de las virtudes, lo presenta a todos los creyentes como misionero incansable, padre amoroso y signo de paz para un mundo inquieto.

Venerable Padre Gianfranco María Chiti

El padre Gianfranco Maria Chiti nació el 6 de mayo de 1921 en Gignese (Novara). Pasó su infancia y adolescencia en Pesaro, donde su padre enseñaba violín en el Conservatorio de esa ciudad. Desde niño tuvo sus primeros contactos con la Tercera Orden Franciscana Seglar y la Conferencia de San Vicente de Paúl.

Después de asistir al 5º gimnasio, el 30 de octubre de 1936 ingresó en el Colegio Militar de Roma y luego fue admitido en la Academia Militar de Módena el 1 de noviembre de 1939. El 29 de abril de 1941 entró en servicio en el 3º Regimiento de la 21ª División de Infantería " Granaderos de Cerdeña", participando en operaciones de guerra en Eslovenia y en el frente greco-albanés. Asignado al 8.º ejército desplegado en el frente oriental, participó en la campaña rusa desde junio de 1942 hasta mayo de 1943. Durante la retirada del ejército italiano en Rusia permaneció siempre cerca de los pocos supervivientes de su compañía, provocando un efecto de congelación en ambas piernas.

De regreso a Italia, el armisticio del 8 de septiembre de 1943 lo golpeó mientras se encontraba en el norte de la Península. Fiel al juramento que hizo, se puso al servicio de la República Social Italiana operando en una unidad de granaderos. Siempre evitó que sus hombres cometieran atrocidades y así salvó la vida de numerosos partisanos e incluso de algunos judíos.

A la llegada de los aliados, el Siervo de Dios fue arrestado y posteriormente internado en los campos de concentración de Tombolo (Pi) y Laterina (Ar) y sometido a un proceso de purga ante el Tribunal Militar del que salió completamente absuelto. De 1945 a 1948, mientras esperaba volver a ser empleado en el ejército italiano, enseñó matemáticas en el Liceo Ginnasio “Giuseppe Calasanzio” degli Scolopi en Campi Salentina (Le). En marzo de 1948 fue reintegrado a las filas del ejército italiano a petición de la misma fiscalía y poco después enviado a Somalia, nación confiada a Italia por la ONU tras el fin de la presencia colonial y para la transición a la independencia. Al regresar a Italia en junio de 1954, dirigió el Curso de Cadetes Oficiales Somalíes en la Escuela de Infantería de Cesano. Del 20 de octubre de 1973 al 10 de enero de 1978 fue nombrado Comandante de la Escuela de Suboficiales del Ejército de Viterbo, cuando fue puesto en excedencia, por haber alcanzado el límite de edad, con el grado de general de brigada.

El 30 de mayo de 1978 fue admitido en la Orden de los Frailes Menores Capuchinos ingresando como postulante en el convento de Rieti. El 1 de noviembre de 1979, al finalizar el noviciado, tomó los votos religiosos y recibió la ordenación sacerdotal el 12 de septiembre de 1982. En 1990, con la ayuda de "sus granaderos", comenzó a restaurar el antiguo convento de San Crispino da Viterbo en Orvieto. , transformándolo en un lugar de oración y encuentro espiritual. Tras un accidente de tráfico ocurrido el 9 de julio de 2004, ingresó en el hospital militar Celio de Roma, donde falleció el 20 de noviembre de 2004. Fue enterrado en la capilla familiar del cementerio de Pesaro.

La viva devoción eucarística y la entrega materna a la Virgen María, bajo cuya protección encontró refugio con el rezo del Rosario, fueron herramientas para adherirse y amar al Señor Jesucristo. Si para el soldado chiti esto significaba vivir plena y consistentemente las virtudes típicas de este estado: lealtad, sentido del honor, fidelidad y coraje; para el fraile capuchino Gianfranco María esto significaba vivir intensamente la obediencia, la pobreza, la humildad y la entrega total.

El Siervo de Dios hizo suyo el lema: "la vida es un don recibido y una riqueza que hay que dar". Palabras de las que surge la experiencia de su espiritualidad. La de un hombre, soldado y fraile, que sabe con certeza que cuanto más se guarda la vida para sí, más pierde su valor, volviéndose incapaz de hacer estallar esa potencia de fuego que es la caridad, la única y perfecta potencia dada a los hombres. por Jesús que, "por amar demasiado a los hombres, sufrió en Getsemaní y fue crucificado".

Modificado por última vez el Jueves, 01 Febrero 2024 16:23